7 Claves para Adaptarse a un Nuevo Empleo

7 Claves para Adaptarse a un Nuevo Empleo

03/08/2017 | Mercado de Trabajo

Ser nuevo en una empresa no siempre es fácil, más aún cuando se trata de tu primera experiencia laboral. Hay mucho en juego, y es normal experimentar cierto estrés ante la incertidumbre de lo que te espera, y la presión por responder a las exigencias del puesto, y del equipo. 

Para ayudarte a superar con éxito este período de adaptación, te animamos a seguir estos 7 consejos:

1. Cuidá la imagen que proyectás.

Hacé un esfuerzo por causar una buena primera impresión, nunca hay una segunda oportunidad para ello, y algunas personas son muy rápidas en formarse un juicio. La mejor estrategia es ajustarte a los códigos de conducta y vestimenta de la empresa.

2. Recolectá toda la información posible sobre la empresa y tus objetivos en ella.

Para ser eficiente en tu trabajo y responder a las expectativas, deberás conocer la empresa y sus objetivos, y averiguar la mejor forma de contribuir a alcanzarlos con tu trabajo.

Es conveniente que indagues en la web de la empresa, memorias de actividades y toda la documentación a tu alcance sobre ello, y complementes esta información con la que puedan ofrecerte tus superiores y compañeros.

Deberás tener la respuesta a preguntas como: cuál es tu misión en la empresa, qué logros se esperan de ti, quién se encargaba de tus funciones hasta ahora, cómo lo hacía, cómo se evaluaba su trabajo, cómo podría mejorarse, qué nuevos retos se plantean, ante quién respondes, con qué apoyo puedes contar y para qué, cuáles son tus competencias, qué autonomía tienes para la toma de decisiones, quiénes forman el departamento y cómo se integra éste en la estructura de la empresa, cuáles son los procedimientos de trabajo y de comunicación dentro de la organización, etcétera.

3. Generá vínculos con los compañeros.

Te resultará más sencillo integrarte en el equipo de trabajo si participas en los actos sociales de la empresa. Compartir el momento del almuerzo, ir a las comidas de empresa, o quedarte al salir del trabajo a tomar algo, te ayudará a establecer vínculos con tus compañeros, a conocerlos y que te conozcan mejor, y a estar al día de los temas relacionados con la organización y el trabajo.

4. No apresures tus opiniones.

Las propuestas de alguien nuevo siempre son interesantes de oír. Pero evitá emitir juicios sobre el trabajo de otros compañeros a la ligera. Antes, informate sobre las circunstancias que llevaron a hacer el trabajo de esa manera, interesate por las razones  para seguir haciéndolo así, reconocé el valor o el mérito del trabajo realizado, y planteá tu propuesta de forma constructiva, es decir, ofreciendo soluciones, con respeto y consideración.

 5. Sé un jugador de equipo.

Recién ingresaste en la empresa y estás deseando demostrar lo que valés, lo entendemos. Pero recordá esto, ninguno de tus aportes será tan valorado como tu capacidad para trabajar en equipo. Además, rara vez serás el único responsable de tus logros, por lo que compartir el mérito o reconocimiento obtenido por los mismos, no sólo favorecerá la cohesión con tus compañeros, y la futura productividad del equipo, sino que será, con toda probabilidad, lo más justo.

6. Manejate con prudencia.

Por muy rápido que te pongas las pilas, como a cualquier recién llegado a la empresa, hay mucha información que se te escapa. Por esta razón, la mejor forma de no meter la pata es mantenerte optimista y positivo, y evitar valoraciones negativas sobre nada ni nadie perteneciente o ajeno a la empresa.

7. Pide retroalimentación y resuelve tus dudas

Es normal que te surjan dudas sobre el funcionamiento de la empresa, incluso sobre tu propio trabajo. Para aclararlas, es importante que sepas a quién debes planteárselas y cuándo es el mejor momento para ello. 

Hay 3 reglas de oro que debes cumplir si no quieres resultar una carga para la persona encargada:

  1. Si podés resolver la duda por ti mismo, hacelo.
  2. Anotá las dudas que te vayan surgiendo para preguntarlas todas a la vez, en lugar de interrumpir el trabajo de los demás de forma intermitente.
  3. Apuntá las respuestas si es necesario, pero evitá hacer las mismas preguntas una y otra vez.

No está de más pedir a tus supervisores y compañeros que valoren tu trabajo, para saber si estás respondiendo a sus expectativas, qué puedes hacer mejor y cómo conseguirlo.

Y por último, sé paciente y flexible, hacerse a un nuevo entorno lleva su tiempo, y en ocasiones, exige hacer algunas renuncias, pero merece la pena. Tené en cuenta que puede haber compañeros que se hayan sentido perjudicados o decepcionados con tu contratación, deberás darles tiempo para que se adapten y te acepten. Si contribuyes a crear un ambiente enriquecedor y productivo, tendrás el escenario más favorable para tu desarrollo personal y profesional.

 

Fuente: http://portalvirtualempleo.us.es/7-claves-para-adaptarte-a-un-trabajo-cuando-eres-el-nuevo/

Nota: hemos ajustado el lenguaje a nuestros usos y costumbres.

Compartir